Cuba Derechos Humanos

En nombre de los hijos

En nombre de los hijos
Víctor Manuel Domínguez, Sindical Press

LA HABANA, Cuba, septiembre (www.cubanet.org) – "Se llamará Oigres", y
ahí mismo el niño, como si conociera que había sido mutilado de por
vida, formó un berrinche en la sala de partos que provocó un unánime
¡llévenselo!, sin apenas cortarle el cordón umbilical.

Y no exagero. Nacer en un país donde la guasa y el bonche están
evaluados con marca de calidad por su poder corrosivo y cargar con
semejante nombre, más que una identidad, es un abuso.

¿Por qué no Sergio en vez de Oigres, si al nacer en Cuba nada lo hará
escapar de la libreta de racionamiento, el servicio militar y otras
sabrosuras que nadie puede evadir aunque se oculte detrás del más
enrevesado apelativo?

Que yo sepa, ni en nuestros años bolos de carne rusa enlatada, ositos
mishas y matriuskas, ningún Vladimir Zubizarreta o Katiuska Rodríguez
escapó de la zafra de los 10 millones ni de los zapaticos Kiko plásticos.

Es más, ni la generación Y, desbordada en los años 90 entre apagones,
bicicletas chinas y fricasé de cáscaras de toronjas, evitó la plaga del
desabastecimiento nacional, o fue depositaria de algún bien.

Nombrarse Yamisisleydis, Yuniel, Yacusi, Yumayculín o Yuma, no les
garantizó un estándar de vida similar a las marías, antonios, marielas y
ramiros, con el que los jefes suelen bautizar a sus hijos, sean
bastardos o naturales.

Pero esta tendencia actual de emplear anagramas para nombrar a una
inocente criatura, cobra cada día más auge entre innovadores cubanos de
patronímicos grecolatinos. Sí, porque si existen los que apuestan por
invertir o intercalar las letras para formar un nombre, hay quienes los
fabrican por un método parecido al dadaísta (abrir un diccionario al
azar), o los reducen con notables resultados.

Entre los primeros, ganados por el afán de perpetuar sus nombres en el
de sus hijos, aunque con la esperanza de que les vaya bien si lo
escriben al revés, han surgido nombres antológicos que lustran la
onomástica nacional.

Nadie que habite el planeta tierra deja de sentir un cosquilleo furioso
por los vericuetos de la razón, al escuchar el excluyente pero musical
nombre Margen Osiris, para denominar a un Germán cualquiera que arrastra
en esas letras toda la pesadumbre de su padre.

O saborear un Ailed, exorcismo contra la obesidad, frustración
profesional o jineterismo de una Delia que mira el horizonte mientras
piensa en sus bienes terrenales: un carné de federada y una autorización
para comprar dos bolsas de cemento.

Entre los segundos (que abren el diccionario al azar), basta con Hxomyel
Mojena. Hijo de un balsero al que han devuelto seis veces a Cuba después
de ver las luces de Isla Morada.

Para los reduccionistas, avalados por el poder de síntesis y la
claridad, nada mejor que nombres como X y M Alfonso. Estos sí, músicos
de renombre en el país, hijos de Carlos y L.

En nombre de los hijos, les sugiero a los padres que duden entre Oigres
y Hxomyel Mojena, que opten por el nombre de Punto, aunque escrito con
el signo gramatical.

Así los niños, los trabajadores del registro de inscripción y el pueblo
en general, se lo agradecerán.

Cuba: En nombre de los hijos (15 September 2009)
http://www.cubanet.org/CNews/y09/Sept09/15_C_3.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
September 2009
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: