Cuba Derechos Humanos

La pluriboberia

La pluriboberia
Víctor Manuel Domínguez, Sindical Press

LA HABANA, Cuba, julio (www.cubanet.org) – Ñico amaneció feliz encima de
su Frankenstein. Una guagüita de fabricación rusa con motor alemán,
carrocería cubana, gomas checas y el resto de los componentes
procedentes de otros quince países.

Razones le sobran para celebrar. Aparte de que su hija de 19 años
encontró el amor de su vida, un paciente inglés de 82, y abandona el
país, el gobierno cometió la audacia de modificar el régimen laboral
cubano a través del Decreto Ley 268, que autoriza el pluriempleo.

Se acabó el tiempo muerto jugando dominó en los talleres del Complejo
Arrocero Fernando Echenique, en la provincia Granma, y la venta furtiva
del cereal. Así como el oficio de fabricar croquetas de arroz, o la
pelea diaria por multiplicar el pan, gracias a que los peces abandonaron
la Isla.

Su salario podrá respirar casi hasta fin de mes, y no con los aerosoles
tradicionales de la ilegalidad.

Según le contaron sus compañeros de trabajo, apareció publicado en el
periódico Juventud Rebelde que "de aplicarse con justeza el Decreto Ley
286, el pluriempleo despertará reservas productivas de calidad y
excelencia, que andan dormidas bajo disposiciones muy rígidas en el
entorno laboral".

Lo que no dijeron es cómo lo pondrán en práctica. De qué forma un obrero
que tiene que permanecer rigurosamente 8 horas o más en su centro
laboral, aunque no trabaje, se podrá desempeñar en otra labor.

Además, en cuál centro de trabajo, si todos y cada uno, cuando no están
prisioneros de una cadena de impagos, se encuentran bajo el yugo de la
improductividad, en la caída libre del exceso de plantilla o en el
inalcanzable perfeccionamiento empresarial.

En cuanto a los estudiantes de cursos regulares de los niveles medios y
los universitarios, es una broma pensar que tienen tiempo o alguien los
contratará a media máquina, si ya graduados se les dificulta la
ubicación, o a un ingeniero eléctrico lo ponen a medir la intensidad de
las corrientes de aire en un platanal.

A los profesionales de la salud y la educación no se les puede permitir
más de un empleo, si con el que desempeñan bien que pueden financiarse
el transporte y la merienda de un mes. Pero hay que ser optimistas y
aplaudir el nuevo paso. Sin dudas, si restituimos el pluriempleo como un
derecho y no una concesión, estamos avanzando.

Aunque la lógica de Ñico se aferra a la mejoría del salario. Por eso
piensa que si después de cumplir con su jornada laboral sólo podrá
desempeñarse como custodio de ladrillos en un rastro, preferiría la
opción de trabajar de noche en un hotel.

Es decir, después que deje al último trabajador en su casa y guarde el
Frankenstein frente a la unidad policial, correrá a desempeñarse como
mucamo, friega platos, cuida baños, chapeador de jardines en cualquier
centro del sector emergente nacional.

De no ser así, sólo podrán sobrevivir los que se mantienen vinculados a
la Sierra Maestra. Que en nuestro caso (dice y sonríe con picardía Ñico)
es el hotel de igual nombre que alumbra como un sueño imposible la ciudad.

Lo contrario sería, más que un pluriempleo, una pluribobería nacida de
la fiebre cartesiana de un escritor cubano cuando dijo: Trabajo, ¿luego
existo?

Cuba: La pluriboberia (13 July 2009)
http://www.cubanet.org/CNews/y09/julio09/13_C_4.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
July 2009
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: