Cuba Derechos Humanos

Gratuidad y maltrato

Gratuidad y maltrato
Moisés Leonardo Rodríguez

LA HABANA, Cuba, julio (www.cubanet.org) – La gratuidad de servicios
como la salud y la educación, malentendida como algo que nos da el
Estado, desvirtúa la realidad de que son los usuarios los que costean
los mismos.

Ellos no son pagados en efectivo en el momento, pero si antes o después
de recibirlos con parte de la plusvalía obtenida de nuestro trabajo por
el Estado y los tributos diversos que, en nuestro caso, incluyen el 20%
de las remesas enviadas desde el exterior.

Este erróneo enfoque conlleva a que muchos dirigentes, funcionarios y
empleados públicos traten a los ciudadanos como si les estuvieran
haciendo un favor. Estos individuos se sienten superiores a los
usuarios, lejos de sentir que les sirven por encargo social, actúan como
si les hicieran un favor desde su posición de poder. El trato adecuado,
que debía ser regla, deviene excepción en estas condiciones anómalas.

Las medidas para paliar esta situación políticamente condicionada,
incluyen la colocación de anuncios en los que se exponen los derechos de
los consumidores y se les explica a quien dirigirse en caso de
violaciones de ellos, en las tiendas y demás entidades que brindan
servicio al público.

Coinciden muchos en que dichos murales juegan un papel similar al
letrero con el llamado de "Proletarios de todos los países, uníos" que
mostraba en su establecimiento el verdulero del libro El poder de los
sin poder, de Vaclav Havel. Puro formalismo desprovisto de todo
contenido real. Ideología en lugar de satisfacción de las necesidades de
las personas.

El último intento de enmascaramiento del generalizado maltrato a los
usuarios lo constituye el hecho de declarar a los centros laborales como
"colectivo moral". Dicha condición supone brindar calidad en los
servicios, observar la ética en el trabajo, hacer sistemático el buen
trato y brindar satisfacción a la población.

Puras quimeras si no se acompañan de la debida compensación a quienes
brindan servicios y elaboran productos según lo demuestra ampliamente la
práctica histórico social.

Muchos dirigentes y empleados públicos sólo cumplen con sus funciones, y
en ocasiones van más allá de ellas, a cambio de sobornos. Aunque no
ocurre esto en todos los casos, la tendencia es notable y creciente.

Atender ha dejado de ser un placer para convertirse en una carga. Ello
se comprueba en la actitud de molestia con que nos reciben al llegar a
un mostrador o a un buró, con el fin de ser atendidos.

En ocasiones se recibe un saludo formal, desprovisto de todo sentimiento
positivo y una cara generalmente seria o con sonrisa forzada. A veces,
algún que otro irónico enmascara su maltrato o desinformación bajo una
sonrisa como "para que no te quejes".

Ninguna esfera de los servicios escapa a este maltrato asociado a la
supuesta gratuidad de unos y la subvención de otros. Salud, educación,
tiendas minoristas, gastronomía y un etcétera tan largo como actividades
diversas hay.

Es que los impertinentes usuarios roban el tiempo que los prestadores de
servicios dedican a conversar con sus colegas, hacer llamadas
telefónicas, escuchar música en sus MP 3, salir un momento a "resolver"
o hasta incluso echar una siesta; actividades estas que forman parte de
la jornada laboral del "hombre nuevo" formado por la revolución socialista.

corrientemartiana2004@yahoo.com

Cuba: Gratuidad y maltrato (22 July 2009)
http://www.cubanet.org/CNews/y09/julio09/22_C_4.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
July 2009
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: